Todos los horarios
HUMANIDAD

EE. UU. ordena la evacuación de un millón y medio de personas por el huracán Florence

El huracán Florence ya se encuentra en categoría 4 y se ha convertido en una gran amenaza para la costa este de los Estados Unidos. Según informaron los meteorólogos, el tifón podría afectar a Carolina del Norte, Carolina del Sur y Virginia. Bajo esta situación alarmante, las autoridades locales dieron la orden de evacuación a un millón y medio de posibles perjudicados en los tres estados. Los expertos advirtieron que la tormenta tropical será extremadamente peligrosa cuando golpee la costa sureste del país.

Hasta hace unas horas, el huracán soplaba con vientos máximos sostenidos de 209 kilómetros por hora y se centraba a unos 2.000 kilómetros al este-sureste de Cape Fear, Carolina del Norte. Aunque todavía la trayectoria no es clara, se prevé que se moverá entre las Bermudas y las Bahamas este martes y miércoles y tocará tierra el jueves en la frontera de Carolina del Norte y Carolina del Sur.

La oficina de Roy Cooper, gobernador de Carolina del Norte, reconoció que ya se están sintiendo los efectos. La costa del estado presenta fuertes marejadas, corrientes y oleaje. "Todos en Carolina del Norte deben mantenerse atentos a Florence y prepararse para su impacto más avanzada la semana", señaló. Por su parte, el gobernador de Carolina del Sur, Henry McMaster advirtió en una rueda de prensa que “no quieren arriesgar ni una sola vida de los habitantes de su comunidad”.

El despacho de Ralph Northam, gobernador de Virginia, calificó al huracán como "el más importante en décadas" y resaltó de la posibilidad de "inundaciones catastróficas, fuertes vientos y posiblemente amplios cortes de energía".

Septiembre es el mes más activo para los huracanes en el Atlántico. En la actualidad otros dos huracanes están circulando pero aún no suponen una amenaza: Isaac, que está camino de atravesar las Antillas Menores (que incluyen a Barbados y Santa Lucía) y Helen, que se encuentra al sur de las islas de Cabo Verde, en la costa noroeste africana.


Fuente: El País

Imagen: Shutterstock