Todos los horarios
HUMANIDAD

Arqueólogos encuentran rara evidencia de una crucifixión

A pesar de que existen registros históricos que relatan miles de crucificados en la antigüedad, existen raras y pocas evidencias concretas de esta práctica. Pero recientemente, los arqueólogos descubrieron el esqueleto de un hombre que pudo haber muerto así.

El descubrimiento fue hecho en un sitio arqueológico en Gavello, en el norte de Italia. El esqueleto, que estaba en una tumba aislada, tenía un agujero del tamaño de una moneda en su talón. Los expertos creen que esta lesión habría sido causada por una crucifixión. La única otra evidencia de crucifixión fue encontrada en Jerusalén en 1968, y pertenecía a un hombre ejecutado durante el primer siglo después de Cristo.

La ejecución en la cruz es mayormente asociada a los romanos, pero también se practicaba en: Persia, Asiria y en territorios islámicos antiguos. El método se usaba generalmente para castigar a individuos indeseados por la sociedad. En el caso recién descubierto, por las circunstancias donde el esqueleto estaba enterrado, los estudiosos creen que el ejecutado había sido un esclavo en la Roma Antigua. El primer emperador romano cristiano, Constantino, abolió la práctica en 337 d. C., como muestra de respeto a Jesús.

La forma en que las crucifixiones se realizaban variaba según las diferentes culturas. Generalmente implicaban el uso de cuerdas o clavos para sujetar los miembros del ejecutado en una estructura de madera. La víctima moría lentamente, como resultado del agotamiento y la asfixia. Los ejecutados generalmente no eran enterrados, sino abandonados hasta pudrirse. Esta es una de las razones que hace tan difícil encontrar evidencias sobre esta cruel práctica.


Fuente: IFLScience

Imagen: Shutterstock